Realidades diversas 3

0

DISTORSIONES DIVERSAS, MUNDOS IMPERFECTOS
CAPITULO 3

-Día 16, 9:01 AM, Noa me ha despertado, se la veía bastante animada, pero extraña, voy a desayunar y buscare un momento para charlar con Alvarien.
-Día 16, 13:33 PM, no he encontrado la oportunidad de hablar con Alvarien, vamos a comer, sino encuentro la oportunidad, la creare.
-Día 16, 19:03 PM, por fin tuve la oportunidad, Alvarien me ha contado muchas cosas y a resuelto muchas de mis dudas. Alvarien originalmente era de este planeta, pero cuando era pequeño se lo llevaron a su actual mundo, los lazos que ha creado con aquel mundo son fuertes y por eso pudo regresar cuando volvió aquí. Volvieron aquí para recuperar a los habitantes de este lugar y que todos estuvieran a salvo, consiguieron recuperar un 70% de la población, el restante no pudo volver o no quisieron irse, por lo que les unía a lo que quedaba del planeta. Lo raro es que Noa, aunque quiere irse, no consigue abandonar este lugar, algo la retiene. Alvarien aunque tenia intención de volver con Noa, sabia que esta no se iría con el, aunque yo no hubiese estado. Por eso vino tan preparado y por eso es por lo que conoce bien este lugar.
-Día 16, 20:04 PM, hable nuevamente con Noa, aunque me salte pequeños detalles que la involucraban en mi conversación con Alvarien, parecía más tranquila, aunque seguía algo extraña, lo notaba en sus ojos.
-Día 17, 9:00 AM, al despertar tenía a Noa encima mío, la aparte con cuidado para no despertarla, parecía que había dormido apaciblemente. Alvarien llevaba un rato despierto y había preparado el desayuno. Hablamos animadamente sobre los pequeños progresos de la maquinaria para poder volver todos a nuestros respectivos “hogares”, yo obviamente iría con Noa, donde escogiera ir, si conmigo o donde habitan ahora sus “parientes”.
-Día 17, 10:11 AM, acaba de despertarse Noa, sigue estando algo extraña, tendré que preguntarle que es lo que pasa.
-Día 17, 13:47 PM, Alvarien y yo, parece que hemos avanzado en la maquinaria, faltan algunos pequeños detalles, pero mañana vamos a comenzar con las pruebas, vamos a probar a mandar un pequeño animalito con el transportador dimensional de distorsión.
-Día 17, 14:51 PM, después de una buena comida, seguimos con la puesta a punto del transportador dimensional de distorsión. Noa ha estado rondando para ver si podía ayudar, pero parece que esta parte tan técnica no se le da nada bien. Creo que se empieza a aburrir.
-Día 17, 18:02 PM, como parecía que Noa se aburría, le dije a Alvarien que lo dejásemos para mañana y dedicáramos el resto de la tarde a divertirnos un rato en la playa o paseando por lo que queda de bosque.
-Día 17, 20:03 PM, Noa se ha ausentado hace un rato, pero no ha regresado, hemos estado buscándola por todos sitios, pero no la hemos encontrado… ¿Cómo puede desaparecer así?
-Día 17, 20:31 PM, Alvarien me ha explicado que a veces puede hacer pequeños viajes astrales dejando su cuerpo semi-inerte y con una especie de camuflaje que lo hace casi invisible, Alvarien puede sentir las auras astrales de cada ser, pero no siente el de Noa. ¿Dónde esta entonces?
-Día 17, 20:45 PM, Alvarien y yo nos acabamos de dar cuenta, nuestro dispositivo ha sido usado, probablemente por Noa, ¿es por eso por lo que estaba extraña? ¿Por qué nos ha dejado?
-Día 17, 21:12 PM, tras discutirlo, hemos decidido que yo me quedaré aquí, Alvarien volverá a su planeta para averiguar donde esta Noa.
-Día 17, 22:40 PM, vuelvo a estar solo, hace solo unas horas estábamos todos aquí… Alvarien me dejo el dispositivo por si quería volver a mi planeta, pero ahora mismo solo quiero volver a ver a Noa.

FIN DEL PRIMER TOMO DEL CUADERNO DE BITACORA

En otro mundo y lugar, se encontraba Noa, algo perpleja y a la vez asustada, no sabia donde estaba y no conocía a nadie.
-¡Eh! Despierta niña.
-¡Si! Te lo digo a ti, ojos verdiazules del mar.
Noa se giro y vio a una anciana que intentaba pasar por donde ella estaba. Aunque no la conocía decidió ayudarla a caminar por la calle.
Noa: Déjeme que la ayude Anciana.
-“Verdizul”, no me llames “Anciana” tengo nombre ¿sabes? Me llamo Illydia.
Noa: Bien Illydia, encantada de conocerla. –Respondió sonriente.
Illydia: ¿Y tu como te llamas “Verdizul”?
Noa: Puede llamarme Verdizul. –Volvió a responder sonriente.
Illydia: Esta bien, pues gira cuando puedas a la derecha y habremos llegado a mi casa.

Mientras caminaba junto a la anciana, estuvo observando todo el paisaje urbano, un montón de coches voladores y túneles poblaban el aire, y sobre el suelo multitud de gente, grandes, pequeños, blancos, negros, y bastante vegetación urbana. Noa estaba sorprendida y algo ensimismada, aunque seguía asustada. Olvidó por mucho tiempo de donde había venido y quien le esperaba allí.

Una vez ya en la puerta de la casa de Illydia, esta le invito a pasar. Noa no tenia nada que hacer, estaba en principio, atrapada y tampoco tenia donde ir.

Illydia: Y dime Verdizul, eres nueva por aquí ¿no?
Noa: S-si –Respondió dubitativamente.
Illydia: ¿Y a que has venido a esta parte del mundo? ¿Negocios?
Noa: Bueno, use una maquina sin querer y acabe aquí.
Illydia: Ajá, ¿negocios entonces eh? –Ignorando la última frase de Noa.
Noa: N-no, como le digo…
Illydia: Mira Verdizul, cosas tan extrañas no pasan a menudo, así que mejor no hables de eso. –Interrumpió a Noa y esta asintió con la cabeza.
Illydia: Vienes de otro planeta ¿verdad? Por tu pinta diría que de…
Noa: S-sí. De allí vengo. –Interrumpió Noa esta vez.
Illydia: Así que, ¿aun existe eh? Yo hace mucho tiempo que vine de allí. Aquí no se goza de tanta longevidad, pero se vive bien.
Noa: ¿Qué edad tiene Illydia?
Illydia: Doscientos treinta y seis años.
Noa: Pese a mi aspecto tengo trecientos dos años, mi apariencia es de 26 años naturales.

Illydia se echo a reír y Noa le acompaño, fue un momento divertido para ambas.

Illydia: Así que tanto tiempo has pasado allí.
Noa: Sí, mucho tiempo, y sola, hasta hace poco, pero…

Ella recordó de repente todo lo que había sucedido, recordó a Servanth y Alvarien, y su actual situación, cayendo en un mar de lágrimas.

No muy lejos de ahí, se encontraba Alvarien, acababa de regresar del mundo de Noa y estaba haciendo los preparativos para comenzar la búsqueda de esta.

Alvarien: ¿Están listos los dispositivos de rastreo de auras? ¿Todos coordinados hacia el aura 00000007N?
Soldado: Si mi Teniente Coronel, todo listo y dispuesto para la búsqueda.
Alvarien: De acuerdo, tened también un dispositivo de rastreo para el aura S00777, aunque es probable que no se mueva del lugar en el que se encuentra. Manteneos alerta de sus movimientos.
Soldado: ¿Es peligrosa señor?
Alvarien: No, es un conocido, solo informad de los cambios.
Teniente General: Alvarien, como es que ha regresado tan pronto de su misión. Se suponía que tardaría al menos 7 meses.
Alvarien: Ha ocurrido un imprevisto, he tenido que suspender la misión temporalmente. Estoy ya con el equipo de rastreo para continuarla lo antes posible.
Teniente General: Bien Alvarien, continúe entonces, lo dejo todo en sus manos.
Alvarien: ¡Si mi Teniente General Syel!
T.G. Syel: Acuérdate de llamarme solo Syel, somos amigos desde hace mucho. –Escatimando una sonrisa.

Alvarien no dijo nada más y prosiguió con su actual tarea. Pese a que Noa estaba relativamente cerca, por alguna extraña razón el rastreador de auras no encontraba la de Noa. Por lo que Alvarien decidió rastrear en planetas próximos al punto de difusión.

Esta por su parte decidió aceptar la invitación de Illydia y se alojo en su casa el tiempo que necesitara, a cambio le ayudaría con las tareas hogareñas y pequeños recados.

Servanth perdido en un mundo desconocido y solitario, veía pasar los días en soledad, pensando en Noa, sin evocar a la desesperación que la soledad le causaba.

Illydia: Verdizul, despierta, debemos escondernos.
Noa: ¿Por qué Illydia?
Illydia: Los Imperantes del Cielo rastrean la zona, es mejor escondernos, no sabemos que buscan, pueden hacernos daño.
Noa: ¿Quiénes son?
Illydia: Es el grupo militar que conquista estos territorios, son muy estrictos con sus operaciones. Son bastante eficaces, y aunque nos protegen, también pueden ser violentos.
Noa: Si os protegen, ¿porque son violentos con aquellos a quienes protegen?
Illydia: Inocencia pura la tuya niña, has tenido la suerte de no conocer la maldad en el corazón de las personas.
Noa: Si que la conozco, pero no sabia que llegaban a esos extremos.
Illydia: Entonces no has visto nada, Verdizul. Aun puede llegar más lejos.

Noa empezó a preguntarse como seria el mundo de Servanth, y si cuando regresara y se fuese con el, seria igual que aquí. Casi prefería su mundo, que aunque era solitario, estaba libre de maldades.

Illydia: Tranquila, pronto se irán si no encuentran nada y podremos seguir con nuestras cosas normalmente.
Noa: ¿Crees que me buscan a mi?
Illydia: Es posible, aunque si te buscaran ya te habrían encontrado con el rastreador de auras.
Noa: Entiendo, pero llevo esto conmigo –Le enseña un extraño colgante a Illydia.
Illydia: Ya veo, así que si te buscan no te encontraran. Con ese difuminador del aura estas segura.
Noa: Aunque quizá fuese mejor que me encontraran, si de verdad me buscan. Así dejarían a los demás en paz.
Illydia: Es probable, pero no sabemos quien te busca, ni porque te buscan.
Noa: Entonces ¿que podemos hacer?
Illydia: Niña, tienes la suerte del ángel universal. Aquí donde me ves, tengo mis contactos –Sonriendo picarescamente.
Illydia: Pondré en marcha el hilo de información aurovisional.
Noa: ¿Aurovisional? –Preguntó muy extrañada.
Illydia: Si, coordinamos nuestras auras de forma titilante, para recibir información a ráfagas, así no detectan nuestra aura en activo y podemos transmitir la información rápidamente en cadena.
Noa: ¿Podría aprender a hacerlo?
Illydia: Seguro que si, tu difuminador de auras te protege, así que si quieres prueba a coordinarte conmigo.

En otro planeta y lugar:

Soldado: Teniente Coronel Alvarien, he percibido un pequeño movimiento del aura 00000007N en Tirreria.
Alvarien: ¿Cómo? Pero si venimos de allí hace solo unas horas y rastreamos todos los lugares ¿Cómo es posible?
Soldado: Quizá sea una avería señor. Solo se ha percibido un pequeño movimiento y ha desaparecido de repente.
Alvarien: Seguid rastreando el resto de planetas, yo volveré a Tirreria solo e investigaré.
Soldado: Señor lléveme con usted por favor.
Alvarien: Esta bien Soldado Dyrton, me acompañarás, pero procura no cometer ningún error y acatar mis ordenes, sin excepción.
Dyrton: ¡Sí señor!

Illydia: Debes tener cuidado Verdizul, has desactivado momentáneamente el dispositivo difuminador de auras.
Noa: Es que estoy algo nerviosa, le di por error.
Illydia: Espero que no te hayan detectado, aunque sea un breve margen de tiempo, creo que es suficiente como para que nos encuentren. Usar nuestras auras para comunicarnos no nos esta permitido.
Noa: ¿Porque?
Illydia: Dicen que interfieren en las comunicaciones por aire, pero el aura se mueve a través de la zona astral. Debe haber otro motivo que no nos han querido contar.

En una distorsión errante, aparece una mujer, en un vacío multicolor sin espacio aparente y una luz como única puerta de salida.

Servanth: ¿La luz? –Corre hacia el lugar donde aparece la luz.
Servanth: Sí. Alguien va a atravesar la luz, debe ser Noa, ¡ha regresado!

La mujer avanza hacia la luz, se asoma un poco y ve a un hombre. Finalmente decide traspasarla y alcanzar el otro lado.

Servanth: N-… –No pudo decir el nombre de quien pensaba que era.
Mujer: Hola, ¿Quién eres? ¿Qué haces en este lugar?
Servanth: E-eso, debería preguntarlo yo, ¿no crees? –Algo nervioso.
Mujer: Posiblemente –Con un gesto semi-burlón.
Servanth: Yo soy el Teniente Coronel Servanth, aunque bueno, aquí solo soy Servanth.
Mujer: Servanth… Servanth… –Se queda pensativa.
Servanth: ¿Y tu eres?
Mujer: Creo que me suena de algo tu nombre. Y respondiendo a tu pregunta yo soy Nyel. En mi mundo me llaman Nyalza, pero no me gusta.
Servanth: Bienvenida a tierra de nadie Nyel. Donde la soledad es tu eterna compañía.
Nyel: ¿Llevas mucho tiempo solo?
Servanth: No, solo unos meses, pero los días son eternos. ¿Cómo has llegado hasta aquí? ¿Conocías este lugar antes?
Nyel: A la primera pregunta, no se como he llegado hasta aquí, estaba recogiendo frutos silvestres para preparar medicinas y algo de comida, cuando aparecí en un extraño lugar, vi esa luz, te vi a ti y me embarque hasta aquí. Creo que eso contesta a tu segunda pregunta. –Escatima una sonrisa.
Servanth: El extraño lugar… debe ser el mismo por el que yo llegue aquí.
Nyel: Y dime, ¿cuanta gente vive por aquí? Has dicho que solo llevas unos meses solo, ¿no?
Servanth: Si, eternos meses… aquí no vive nadie salvo yo, antes estaban mi compañera y un amigo, pero ambos se fueron. Si quieres acompañarme, mi casa esta ahí delante.

Nyel acompaña a Servanth hasta la casa, esta se queda un momento observándola y luego se decide a entrar.

Nyel: Esta muy bien construida esta casa. –Algo asombrada.
Servanth: ¿Por qué decidiste cruzar la luz?
Nyel: Ya te lo dije, te vi a ti.
Servanth: Entiendo, supongo que no habría más alternativa. –Dubitativo y confuso.

Comparte este articulo/Share it!:
Publicado en: Realidades diversas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




*