Realidades diversas 4

0

MULTIREALIDAD, MULTIDISTORSION.
CAPITULO 4

Nyel una vez dentro de la casa ve el uniforme de Servanth, que esta bien doblado y a la vista en una silla, y recuerda algo.

Nyel: Ummm… después de mucho pensarlo creo que ya se por que me sonaba tu nombre.
Servanth: ¿Eh? ¿Sí? ¿De que? –Extrañado.
Nyel: Me encontré un pequeño grupo de hombres, con un uniforme parecido al tuyo, estuvieron en mi zona bastante tiempo, cuando me los encontré, al principio me apuntaron con una especie de armas, pero les paralice temporalmente y les interrogue un poquito, jiji. –Ríe picarescamente.
Servanth: ¡Eh! –Muy sorprendido. ¿Y que les hiciste? –Continua.
Nyel: Nada, no soy violenta si no tienen planes de “destruirme”, jiji. –Vuelve a reír de forma picara.
Servanth: ¡Buff! Menos mal. –Más tranquilo.
Nyel: Después de aclararles que no quería hacerles daño y contarme que estaban explorando mi zona, les liberé y les llevé conmigo a mi hogar. Allí hablamos sobre muchas cosas, entre ellas, dijeron que eran la Tropa Alada de Servanth.
Servanth: Así que mi tropa esta bien… Menos mal, estaba preocupado al no saber nada de ellos.
Nyel: Sí, están perfectamente, les acompañe a una aldea cercana para que siguieran explorando. Y ahí nos despedimos. Por lo visto sois “visitantes de otro mundo”, ¿no?
Servanth: Sí, así es, venimos de Terranian. Pero… es raro que no te preguntaran por mi, ¿no hablaron sobre mi? –Extrañado.
Nyel: Uhm… Sí, recuerdo que hablar si hablamos de ti, te tienen en buena estima, pero no me preguntaron nada. Posiblemente la primera impresión que les dí fue suficiente para saber que no te habías topado conmigo jiji.
Servanth: Sí, puede que tengas razón. Y… ¿con que artefacto les paralizaste?
Nyel: ¿”Artefacto”? No cariño… yo uso energía astral o magia, como prefieras llamarlo. Soy una de las más poderosas hechiceras de este universo. –Sonríe.
Servanth: Em… –Perplejo.
Nyel: ¿Te comió la lengua el gato?
Servanth: No, perdona… por un momento no creí tus palabras, pero supongo, que todo en este universo es posible… –Confundido.
Nyel: Jajaja. Cariño, toda criatura puede usar su poder astral, aunque parece que vuestro territorio no ha entrado en contacto con la zona astral, debéis estar a años luz en sabiduría respecto a mi territorio.
Servanth: ¿Territorio? ¿Mundo querrás decir?
Nyel: No. He viajado mucho por todo este universo, y hay territorios conquistados y sin conquistar, el problema es que les separa todo un océano de vacío.
Servanth: Uhm… Supongo que tu punto de vista al haber visitado tantos “territorios” es distinto al mío.
Nyel: No debería serlo, un mundo es aquello que cambia radicalmente la realidad que conoces por otra que no conoces. Tú vives en el mismo universo que yo, simplemente estamos separados por un océano inmenso. Yo he conocido muchos territorios y todos eran parecidos, pero no he salido de este universo, hay más universos, pero es tan difícil traspasarlos que es imposible llegar a ellos.

Servanth anonadado por la pequeña charla de Nyel, medita sobre ello y llega a la conclusión de que es razonable su punto de vista, aun así la “división” entre tierras y mundos dista un poco.

Servanth: Si es imposible llegar a ellos, ¿Por qué sabes que hay otros universos?
Nyel: Tu “yo pasado”, tu “yo futuro” o tu “yo astral”, están divididos por universos. Tu solo conoces tu “yo presente”. Te podría explicar una teoría mucho más exacta, pero estoy perezosa y algo cansada de tanto andar. –Se tumba en el sofá y se repantiga.
Servanth: No lo entiendo demasiado bien. –Meditando.
Nyel: Veamos, si tu quisieras ir al pasado, suponiendo que puedes, ¿como lo harías?
Servanth: Uhm… Abriendo una dimensión espacio temporal que pudiera hacerme volver al pasado que yo escoja. –Afirma.
Nyel: Bien… es muy rudimentario pero no esta mal. Para calcular la profundidad de la grieta o agujero espacio temporal se necesita tanta precisión que nada en este mundo, [–Refiriéndose al universo actual.] actualmente, lo consigue hacer. Por otro lado la grieta debe alcanzar tu universo, tu territorio, tu zona o zona a la que quieres ir, la fecha y el tiempo exacto. Esta acción también provoca un duro revés, crea una distorsión entre universos, esa distorsión si se agranda mucho, puede absorber todo tu universo y ¡PUM! destruirlo. A eso le suelen llamar ¿Ragnarök? [NOTA1]
Servanth: Si, aunque en mi lugar de procedencia se le llama “Día del juicio final” o vulgarmente “Gran Catapum”.
Nyel: Si, bueno, el nombre es lo de menos, aunque “Ragnarök” es el nombre que más se ha extendido en este universo, todos saben lo que es. Estoy muy cansada de tanta charla, ¿me dejas descansar cariño?
Servanth: Claro, siéntete como en casa. –Hace una mueca de generosidad.
Nyel: Gracias, aunque me sentiría más cómoda si pudiera descansar a tu lado. –Con un tono provocativo y sensual.
Servanth: Eeeh… no, me halagas y eso, pero…
Nyel: Ju, solo bromeaba. –Con un tono burlón, cambia de posición mirando al espaldar del sofá y muestra una mueca de enfado.
Servanth: Yo voy a salir un rato, volveré para cenar. Que descanses.
Nyel: Bay~ –Se despide con la mano.

Nyel se quedo dormida al poco de salir Servanth y este decidió investigar un poco por el lugar donde apareció la luz, al mismo tiempo, pensó en lo que le había contado Nyel, cosa que calmo mucho sus ansias, el saber que su tropa estaba bien, pero sin dejar nunca de lado su pensamiento hacia Noa.

Servanth: Noa… vuelve…

Mientras, allá por Tirreria, Alvarien estaba acompañado de Dyrton, buscando la señal de Noa, aunque el punto de precisión era bastante exacto no conseguían dar con el lugar. Y Noa seguía con Illydia y los informantes.

Illydia: Hicimos bien en trasladarnos Verdizul, mira están buscando tu aura.
Noa mira por un pequeño resquicio, y ve a Alvarien y a su subordinado.
Noa: Si es…
Illydia: ¿Le conoces?
Noa: Sí. Debería ir con el, quizá me busca para devolverme a mi hogar. Servanth… –Le nombra entre suspiros.
Illydia: ¿Servanth? ¿Es ese tu hogar?
Noa: N-no, es m-mi… ¡amor! –Tímidamente.
Illydia: Ya veo… ¿El te espera allí?
Noa: Sí. –Con una mueca sonriente.
Illydia: Mejor espera a ver que pasa, mientras contactemos con la red de informantes, a ver que información han obtenido.

Noa se sincroniza a Illydia y esta a la red aurovisual, para que ambas reciban la información.

Illydia: Veo que te has adaptado rápido a la sincronía.
Noa: Es fácil.
Illydia: Eres bastante hábil niña.
Noa: Es normal, suelo hacer pequeños viajes astrales.
Illydia: ¡Oh! No es una habilidad muy común niña. Eres más especial de lo que pensaba.

Illydia recuerda que solo podían hacer viajes astrales los miembros de la “Sagrada Familia Illuminary de Hispania” reyes que durante mucho tiempo gobernaron en Hispania, ahora llamado “La Tierra”, el planeta natal de Noa, la última estirpe con vida de los reyes, es ella. Noa, es en realidad la princesa Noemí de Hispania. Illydia decide no desvelar esta información aun, por si estuviese en un error.

Mentalista: La información que hemos recabado es que se busca a Noa, nombre clave 00000007N. El motivo, desconocido. Jefe de la búsqueda, Alvarien Nytherol Sinth.
Illydia: Vaya, así que es Alvarien el que te busca, es posible que así sea y quiera llevarte con Servanth.
Noa: Sí. –Sonríe.
Illydia: Lo siento entonces Verdizul o debería decir ¿Noa?
Noa: ¿Por qué?

Illydia golpea psíquicamente a Noa para noquearla, una vez inconsciente la esconde en una habitación secreta detrás de una pequeña pared falsa.

Illydia: Pobre niña, ha llegado en un mal momento a este mundo. Nos servirá de rehén para que los Imperantes escuchen lo que tenemos que decirles.

El avispado subordinado de Alvarien, Dyrton, encuentra pequeños indicios de movimiento por la zona, además de captar algo de psicoenergia.

Dyrton: Por aquí Teniente. –Mostrándole el lugar.
Alvarien: Bien Dyrton, entremos.

Al entrar no hay nadie, una pequeña habitación vacía.

Dyrton: Había captado psicoenergia, señor.
Alvarien: Uhm… si, además una parte del suelo esta un poco difusa, como si hubieran arrastrado a alguien, pero no se ve nada raro alrededor, ni ninguna otra salida. Noa…
Dyrton: Quizá haya alguna puerta secreta.
Alvarien: ¿En este lugar tan pequeño? Me extrañaría, pero si quieres investigar.
Dyrton: ¡Sí, señor!
Alvarien: ¿Cuanto crees que tardaras en reconocer la zona? Entre aquella casa y esta pequeña habitación no hay mucha distancia.
Dyrton: Déme 3 horas señor.
Alvarien: Bien, entonces ¿te importa si te dejo solo durante ese tiempo?
Dyrton: Puede ir tranquilo, señor.

Alvarien vuelve a su base y desde allí, regresa a la tierra de Noa en busca de Servanth.
Al llegar no ve a Servanth, entra en la casa y se encuentra a Nyel.

Alvarien: Esta que está aquí ¿quien será? –Se pregunta.
Nyel: Uhmzz. –Durmiendo, pero con algo de intranquilidad.
Alvarien: Eh, despierta… –Entre susurros.
Nyel: ¡Ah! –Sorprendida. ¿Quién eres tú?
Alvarien: Eso debería preguntártelo yo a ti.
Nyel: Es la segunda vez que me dicen eso hoy. –Enfadada.
Alvarien: ¿La segunda? ¿Y Servanth?
Nyel: No lo se, dijo que vendría para cenar.
Alvarien: Uhm… debería ir a buscarle… –Mirando de reojo a Nyel.
Nyel: ¿Y por que no vas?
Alvarien: Cambiando de tema, ¿tienes pareja? –En plan ligón.
Nyel: No, pero contigo no quiero nada. –Rechazándolo completamente.
Alvarien: Uuh. Como te las gastas, eh.
Nyel: ¡Beh, déjame en paz! –Le hace un gesto de burla y se vuelve a dormir.
Alvarien: Bueno, voy a ver donde anda Servanth…

Alvarien busca a Servanth por toda la zona, pero no consigue dar con el, por un cúmulo de circunstancias, cada vez que Alvarien estaba cerca de Servanth, este se iba a otro lugar, por lo que no coincidieron ni una vez. Al final Alvarien regreso a la casa para esperarle. Nyel ya más descansada y tranquila le recibió con un saludo.

Nyel: ¡Yey! ¿Encontraste a Servanth? –Animada.
Alvarien: No, no se donde puede estar, si este lugar esta vacío, debería haberlo encontrado.
Nyel: Bueno, no me parece tan vacío… se supone que solo estaba él aquí. –Refiriéndose a Servanth.
Alvarien: Ya bueno…
Nyel: Tú debes ser el amigo que me comento Servanth, que estuvo viviendo aquí.
Alvarien: Así es.
Nyel: Perdona lo de antes, pero cuando me despiertan, me pongo de mal humor. Sobretodo si es con sobresaltos…
Alvarien: Jeje, perdona, no quise asustarte ni nada.
Nyel: ¿Tú asustarme? ¿A mi? Lo que no soporto es que me toque alguien que no conozco. Aunque si es él… me dejo… –Pensando en Servanth.
Alvarien: Vaya, que rara eres… –Alucinando.
Nyel: ¡Beh! –Se enfada de nuevo.
Alvarien: Has dicho “él” ¿no? ¿Te refieres a Servanth?
Nyel: Así es, ¿por? –Inclina la cabeza de duda.
Alvarien: Pero él ya ama a Noa y Noa a él.
Nyel: Lo sé muchacho, lo sé.
Alvarien: ¿Entonces? ¿No tengo oportunidad contigo?
Nyel: No. Lo siento~. –Con tono semiburlon.
Alvarien: ¡Cht! –Frustrado.

Pasado un buen rato, regresa Servanth y se encuentra con Alvarien y Nyel con caras de decepción y enfado.

Servanth: ¡Alvarien! ¿Y Noa?
Alvarien: Noa… esta en Tirreria, pero no localizo su paradero. Es posible que la hayan secuestrado o este escondida y asustada. Tirreria no esta pasando por un buen momento…
Servanth: Pero, ¿a que has venido entonces aquí? ¡Debes buscar a Noa!
Alvarien: Había pensado en llevarte conmigo, así juntos, quizá la encontramos antes, pero ya veo que estas en buena compañía. –Mira a Nyel.
Nyel: Por mi no os preocupéis, puedo regresar a mi territorio cuando quiera. Aunque me gusta este lugar. –Despreocupada y aun enfadada con Alvarien.
Servanth: ¿Qué le has hecho? –Entre cuchicheos con Alvarien.
Alvarien: Eeh… nada realmente, solo la toque… –Entre cuchicheos.
Servanth: ¿Seguro? –Entre cuchicheos…
Nyel: Os estoy oyendo, eh…
Servanth: Ejem, lo siento Nyel. –Con una sonrisa.
Nyel: ¡Estas perdonado! –Se abraza de repente a Servanth y se engancha a su brazo.
Alvarien: ¿Podemos hablar a solas Nyel?
Nyel: Por mi no os cortéis, pero si lo prefieres puedo salir a pasear un poco. –Con aire despreocupado y con rencor hacia Alvarien.
Alvarien: Lo prefiero, gracias.

Nyel se separa del brazo de Servanth y sale a pasear, Alvarien le cuenta a Servanth que hay un grupo de rebeldes que se oponen a las leyes impuestas por los Imperantes del Cielo y es más que probable que hayan tomado como rehén a Noa. Alvarien tampoco esta muy de acuerdo con las leyes que se han impuesto en Tirreria y le pide apoyo a Servanth, por lo que le propone que le acompañe y le ayude a buscar el lugar donde se encuentra Terranian para formar alianza.

Servanth: No Alvarien.
Alvarien: ¿Por qué?
Servanth: Es arriesgado, no es que no confíe en ti, pero no me parece un buen plan. –Dubitativo.
Alvarien: Entonces, ¿qué propones que hagamos?
Servanth: Precisamente Nyel puede recorrer planetas o “territorios” como le llama ella. Tú busca a Noa y yo buscaré a mi tropa para ir a apoyarte. Nos reuniremos aquí cuando este preparado, Nyel te avisará cuando estemos listos. ¡Ah! Y reúne a tus hombres de mayor confianza. ¿Estás de acuerdo Nyel? Se que nos estabas escuchando, así que estás al tanto.
Nyel: Vale, te ayudaré Servanth. –Asoma la cabeza por una ventana que estaba abierta.
Alvarien: De acuerdo, aunque no se como pretendes ayudarme de esa forma.
Servanth: Tranquilo, ahora que se donde esta Noa, trazaré un plan para que todo salga bien. Lo primero es reunirnos y localizar el punto exacto de Noa. Lo demás vendrá bordado. –Con convicción.
-[NOTA1] Ese punto lo aclararé más adelante, individualmente. ¡Un extra!

Comparte este articulo/Share it!:
Publicado en: Realidades diversas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




*